botón formulario envianos tu consulta
x

*Todos los campos son obligatorios


 

"No me quedo de brazos cruzados frente a las desigualdades y esa es una de las razones que me llevó a estudiar CIENCIAS SOCIALES. El profesional debe ser curioso, tener inquietudes, ser proactivo."

Ciencias Sociales 2018

Maia Saps creció vinculada a actividades de liderazgo y voluntariado comunitario y, al tener que empezar la Universidad, se dio cuenta que quería estudiar una carrera en la que pudiera unir sus valores con la profesión. Es graduada en Sociología y trabaja de asistente de dirección en una fundación que ayuda a chicos de contexto vulnerable a terminar el bachillerato.



"Siempre tuve un bichito que me llevaba a cambiar lo que no me gustaba. Durante muchos años formé parte de un movimiento juvenil que, a través de educación no formal, intentaba impartir valores. Ahí me di cuenta que quería trabajar para aportar mi granito de arena en pos de mejorar la sociedad. En mi trabajo acompañamos a bachilleres que tienen muy buen desempeño académico pero en cuyo contexto es difícil terminar el liceo. Nosotros los ayudamos en ese camino a través del desarrollo de habilidades socioemocionales para que se sientan parte de un grupo, tengan sentimiento de pertenencia y se motiven a seguir estudiando. Ingresé a la fundación porque quería intentar hacer algo para romper ese paradigma del círculo vicioso de la pobreza. Siento que mi profesión es muy gratificante, es un motor de satisfacción personal."


"Aprendés a formular, evaluar y diseñar proyectos. Vos hacés el proyecto pero también investigás, creás el marco teórico. Te enseñan a hacer todo eso y después a llevarlo a la práctica. Además, vos elegís los temas de tus proyectos y eso permite que sientas el proyecto como algo personal."

"En clase se promueve la discusión como forma de escuchar todas las opiniones. Se invita al debate sobre autores, a que cada uno pueda ver cómo eso que lee se aplica a la realidad de hoy en día. Tenés que hacer un análisis crítico. Siempre tenés voz y voto y se fomenta que hables con los demás estudiantes, hagas preguntas al docente, te cuestiones cosas."

"También nos enseñan a manejar muchos paquetes estadísticos y esa capacidad es muy valorada en el campo laboral, es un diferencial en el profesional."


"Es un vínculo muy cercano. Desde la entrevista inicial, cuando vine a averiguar por la carrera, los profesores de Ciencias Sociales me motivaron muchísimo y me sentí guiada. La carrera es tan amplia y hay tanto campo laboral que genera incertidumbre, pero acá te dan herramientas y te permiten ir preguntando, te ayudan a definirte."

"Cuando salí al campo laboral pude contar con ellos para preguntar temas específicos de mi trabajo. Siempre nos invitan a asistir en investigaciones y nos dan horas fijas de laboratorio para poder revisar y practicar con ellos cosas que no entendemos. El apoyo es constante."


"Las prácticas profesionales en la carrera son muy importantes. Tanta teoría necesita ser bajada a la realidad, para no quedar como algo abstracto. Está bueno ver que son cosas que no suceden sólo una vez, podés verlo en el día a día. Leyendo quizás te olvidás, pero cuando lo experimentás lo retenés."


"En 3er año me fui de intercambio un semestre a la Universidad de Santiago de Compostela (España) y otro a la Universidad de Tel Aviv (Israel). Organicé para cursar asignaturas obligatorias y electivas que pudieran revalidarme acá y así seguir al día en la carrera. A España me fui con dos amigas y estuvo genial, a Israel me fui sola pero nunca estás sola. Siempre estás conociendo gente y aporta mucha conocer personas de distintos países y ver distintas posturas respecto a los mismos temas."

"Estuvo muy bueno ver en acción cosas que estudiamos en clase, como el Estado de Bienestar Europeo y las diferentes políticas públicas. También vi aplicadas cosas que me gustan y que acá no existen, como la sociología de las emociones. A nivel profesional una de las mejores experiencias fue trabajar en Israel como asistente de investigación de un profesor de Sociología. Fue mi primera experiencia laboral en el área, lo ayudaba directamente en la investigación y vi aplicado lo que yo ya sabía. A nivel personal aprendí de la gente y pude ver que todos somos uno, incluso en diferentes lugares las teorías de relaciones humanas se cumplen igual. Son mundos y cabezas diferentes y la diversidad aporta muchísimo."


"Mi único contacto con un sociólogo antes de entrar a la universidad fue en el liceo. No conocía los institutos como el INE, el concepto de políticas públicas. Tenía la idea de que un sociólogo daba clases y, si bien eso me gustaba, me sorprendió enterarme todo lo que podía hacer como socióloga. Hay graduados que trabajan en marketing, en evaluación educativa, hay muchas cosas que se pueden hacer además de investigación y docencia. Se conoce poco la profesión, muchos creen que no hay trabajo pero sí hay y mucho, es una carrera que se moldea a vos y tus intereses. Yo tengo muchos intereses e intento trabajar un poco con cada uno, aportar algo a eso que me gusta. Como dice Goffman, la vida es un teatro y jugamos distintos roles con distintas máscaras y a mí la máscara de socióloga me hace sentir orgullosa. Estudio para dejar mi huella en el mundo."

"Creo que quien estudie Ciencias Sociales tiene que tener algo que lo mueva, inquietudes, ganas de cambiar las cosas. Querer compartir con el otro, ver su realidad. Está bueno pensar cómo querés vivir tu vida y no hacer las cosas por inercia. Mientras estás estudiando está bueno ir viendo qué cosas de esas que aprendés te interesan más y se relacionan con vos y seguir leyendo y aprendiendo por tu cuenta. Está bueno leer más, hablarlo con compañeros, hablar con profesionales, participar de investigaciones." 

 

Volver