botón formulario envianos tu consulta
x

*Todos los campos son obligatorios


 
"Con la GESTIÓN AGRÍCOLA GANADERA mejorás la economía"

Gestión Agrícola Ganadera

“Una de las mejores cosas que tiene la carrera son las salidas prácticas a los predios, donde tenés vínculo directo con los productores de la zona, que te muestran cómo es la realidad del campo y, efectivamente, comprobás que todo lo que aprendés en clase es aplicable al sector”, destaca Gastón Veins, estudiante de tercer año de la Licenciatura en Gestión Agrícola Ganadera.

Oriundo de Paysandú, Gastón encontró en el Campus Salto de la UCU la oportunidad de transitar su etapa universitaria cerca de sus afectos. De chico vivía en el campo y de adulto se interesó por conocer, además del proceso productivo, qué implica la gestión de los negocios agropecuarios. Hoy, con 20 años, disfruta aprender a desarrollar un perfil comercial para desempeñarse con éxito en el sector.


“Esta carrera brinda herramientas para poder llevar adelante todo un proceso productivo, un proceso comercial, la administración de un campo, la administración de una agroindustria. Los procesos y la administración son los fuertes de la propuesta y la razón principal por la que me decidí a estudiar en la UCU. En cuanto al ritmo, es una carrera bastante exigente, en la que tenés que estudiar mucho para que te vaya bien, no te podés dormir. En lo personal, para las asignaturas prácticas siempre estudio en grupo porque facilita y enriquece el aprendizaje, cuando intercambiás opiniones entre compañeros te das cuenta que siempre hay alguno que te puede enseñar algo más o que tu idea mejora la de otro. Y así se llega a mejores resultados.”


“En el primer año salís a conocer cómo se administra un predio en general. En segundo se vuelve más interesante porque empiezan las prácticas con maquinaria agrícola, es cuando conocés el funcionamiento de la maquinaria y cómo se trabaja con cada una de las herramientas –de laboreo, sembradoras, cosechadoras–. Y está bien planificado porque primero te enseñan lo teórico y luego, al realizar la práctica, ahí es cuando realmente aprendés. Sin dudas, una de las mejores cosas que tiene la carrera son las salidas prácticas a los predios, donde tenés vínculo directo con los productores de la zona, que te muestran cómo es la realidad del campo y, efectivamente, comprobás que todo lo que aprendés en clase es aplicable al sector. Por ejemplo, tenemos la ventaja de conocer y aprender a manipular tecnologías que son de accesibles para el medio pero que en general se desconoce cómo utilizarlas, y esto es una diferencia”.


“Lo que más me ha marcado como estudiante, hasta ahora, es la importancia de la planificación. En esta profesión planificar es muy importante porque facilita la gestión, y la gestión es mucho más que hacer tareas, es tomar decisiones. Y para tomar decisiones tenés que tener en cuenta, con tiempo, muchos factores que afectan, o pueden afectar, el desarrollo de las empresas. En ese sentido, es una carrera con visión global, porque no apunta solamente a lo productivo, sino también a los aspectos económicos y a esos otros factores que pueden jugar a favor o en contra. Entonces es fundamental planificar con anticipación, definir estrategias, apoyarse en el uso de la tecnología adecuada para facilitar procesos y tener en cuenta todo al momento de realizar la gestión.


“Al ser grupos reducidos no me costó tanto adaptarme; es una ventaja tener una relación muy cercana con los profesores, porque tenés confianza para realizar todas las preguntas que se te ocurren. Los profesores han trabajado siempre para el sector como técnicos, entonces las clases no se tratan solo de teoría o ejercicios abstractos, sino que te aconsejan cómo actuar frente a ciertas situaciones a partir de sus experiencias, de lo que ellos ya han vivido en el trabajo día a día.”

 
“Que vayan a todas las clases y a todas las prácticas porque cuando te perdés una clase, se siente. Al ser grupos reducidos dentro del aula se vive como una clase particular, en la que podés consultar todo lo que te genera dudas, podés aprovechar al máximo cada profesor”.


“El buen profesional de esta disciplina tiene que planificar mucho, llevar adelante la gestión, conocer muy bien todos los procesos productivos del agro y una vez que conoce bien cada producción, tiene que ser capaz de buscarle la vuelta para que ese proceso sea más eficiente y así mejorar la economía, porque lo más importante es que desde esta profesión podés mejorar la economía de las empresas. Por otra parte, creo que un buen profesional sabe analizar cómo está todo el sector económico –la macroeconomía y la microeconomía– y desde ahí asesora en la parte productiva, porque no siempre la solución es apuntar a aumentar la producción, a veces hay que esperar a que mejore la situación general, a veces con invertir en alguna tecnología puntual se pueden lograr buenos resultados. Hay que tener en cuenta muchas cosas antes de asesorar y una de ellas es conocer el contexto del productor, comprender por qué realiza de determinada manera el trabajo, cómo piensa, para qué cambios está preparado y qué le interesa modificar de su situación. En la carrera nos enseñan que para asesorar o antes de tomar una decisión hay que tener en cuenta todo lo que influye en la situación del productor.”


“A mí siempre me gustó la ganadería más que la parte agrícola, pero reconozco que llevar adelante la administración de un predio agrícola-ganadero y rotar agricultura con ganadería, debe ser interesante. Otra posibilidad es el trabajo en un escritorio rural, para desempañarme a nivel comercial. En lo que vaya a trabajar, me gustaría ser muy ordenado, planificar, tener al día los números de la empresa. Lo principal es ser serio, analizar con profundidad para tomar buenas decisiones y generar relaciones basadas en la confianza”.

Volver

¿Querés estudiar un postgrado?

Más información

Contáctanos para saber más sobre la Universidad, nuestra propuesta académica, becas, planes de financiamiento y más.

Conocer más