botón formulario envianos tu consulta
x

*Todos los campos son obligatorios


"La exigencia es grande, pero es como debe ser porque estamos trabajando en un área de salud"

Odontología 2018

Quizás ser hijo de padres médicos lo acercó a Gonzalo Martínez al área de la salud al momento de decidir qué carrera cursar, pero el determinante fue la experiencia de asistir a un amigo odontólogo en su consultorio: “Ahí conocí la carrera y me encantó de entrada”. Se trasladó a Montevideo, desde La Paloma, y comenzó el gran desafío de adaptarse a la nueva etapa universitaria. Hoy cursa tercer año de Odontología y siente que lo más complicado va a ser decidir qué especialización seguir, porque todo lo que aprende le gusta.


“Uno de los desafíos más grandes fue venirme a vivir a Montevideo desde Rocha y adaptarme a la ciudad, pero me sentí siempre tan a gusto con la carrera y la Facultad –me encanta todo lo que estoy estudiando– que lo superé rápidamente. Desde el primer día de clase se ha generado un re lindo grupo en la generación. Todos nos ayudamos entre todos.”


“Cuando entré a la Facultad tenía la expectativa de que iba trabajar solo, que era una carrera individualista e iba a trabajar yo, para progresar yo y el día de mañana tener mi consultorio y dedicarme siempre a trabajar por mi cuenta. Y, justamente, cuando entré a la Facultad fue todo lo opuesto, nos enseñan a trabajar en grupo, buscan que nos ayudemos entre nosotros, que cooperemos. Que siempre que uno no sepa algo y el otro no, ayudar y trabajar juntos y así poder mejorar. Siempre trabajar en equipo es mejor que trabajar solo porque tener una crítica de alguien que sabe sobre algo que estás haciendo te puede aportar, te lleva a mejores soluciones. Muchas veces uno hace de asistente mientras el otro trabaja de odontólogo. Acá aprendés a trabajar en conjunto y a lograr mejores resultados en grupo.

“La carga horaria de la carrera es bastante extensa, desde primero año tenemos clase de mañana y de tarde. La exigencia es grande, pero es como debe ser porque estamos trabajando en un área de salud y creo que tiene que ser así. Hay mucho trabajo en equipo y eso es bueno, cuando son más cabezas concentradas en algo las cosas salen mejor. Me gusta todo de la carrera, no hay nada que no me guste de todo lo que estudio y me siento muy cómodo acá.”


“Tiene que tener un lado humano muy desarrollado. Acá nos enseñan desde el primer momento a enfocarnos en la persona, a evaluarla en su totalidad y no solo concentrarnos en la

boca sino tener consideración de su entorno. Obviamente, hay que tener un buen nivel teórico y saber llevarlo a la práctica y esto va de la mano con la exigencia que tenemos: algo muy bueno de la Facultad es que tenemos un preclínico en el que trabajamos en muñecos (fantomas) pero trabajamos tal cual como si fuera una persona, con las mismas barreras de protección, con la misma bioseguridad y tratamos todo tal cual si fuera un paciente. Nunca pasamos del teórico al paciente de entrada, siempre tenemos una experiencia previa en la que nos preparamos para cuando llegue el momento de trabajar con el paciente.”


“Tenemos relación directa con los profesores, es una gran ventaja. Podemos contactarnos con ellos fuera de clase, pedirles material extra o consultar por material de tesis o alguna investigación que nos interese hacer. Siempre tienen buena disposición y buscan la mejora del alumno. Eso me sorprendió bastante porque pensé que iba a ser un poco más distante.”


“Lo bueno de la Facultad es que te provee de mucho material y tenés buenos sitios para quedarte a estudiar, como la biblioteca que es muy completa y tiene espacios para estar en grupo. Me encanta estar en los laboratorios, en la clínica, poder tener de tan joven contacto con pacientes reales es muy bueno realmente y acá tenemos tres clínicas para practicar. La farmacia también es un lugar al que siempre podés recurrir si precisás algún material. Acá todo es personalizado: el pedido de material, el trato con el profesor, el espacio para atender a los pacientes también, porque cada uno tiene su sillón, venís con tu kit de trabajo y es comodísimo para trabajar. Me siento muy cómodo, me gusta estar acá.”


“La primera vez me temblaban las manos, pero en realidad siempre tienes la tranquilidad de que nunca vas a hacer algo que no sepas cómo hacer, porque contamos con los profesores que se te acercan, supervisan tu trabajo, te dicen que vas bien y eso te ayuda a sentirte más seguro. En las primeras experiencias todo es nuevo y te causa gracia al principio, pero es re importante porque ahí aprendes a hablarle al paciente, a sentirte cómodo con la vestimenta y los equipos. Hay todo un aprendizaje que no es técnico pero es fundamental y lo aprendes desde el vamos.”

“Desde que empezás la carrera los profesores nos hacen ver los cambios que producimos en las personas más allá de lo estético. Hay gente que deja de reír para no mostrar una dentadura incompleta, cambian actitudes para no mostrar su boca. Y cuando mejoramos la salud de esa

persona, su estética, cambiamos actitudes que influyen en la vida del paciente también. Por ejemplo, tuve un paciente que no encontraba trabajo debido a su situación y terminó yéndose con una sonrisa enorme y después nos contó cómo su familia le reconocía el cambio, cómo se sentía más segura para conseguir trabajo. Y siempre nos hacen énfasis en que primero hay que mejorar la salud. Si el paciente tiene que venir cinco veces y recién en la última se va a ver lindo no importa, las primeras cuatro las necesitamos para mejorar la salud, que es lo más importante.”

“Nos enseñan la parte administrativa que necesitamos manejar de un consultorio. El sistema de CAD-CAM también, que es la última tecnología en el área de odontología, la vemos en la carrera. Y utilizamos un programa de gestión para el seguimiento de pacientes que te permite tener su historia clínica en digital y no olvidar detalles, ahorra tiempo y permite una mejor atención porque ahí está toda la información que se precisa del paciente, organizada y con fácil acceso. Por otra parte, nos enseñan el laboratorio entero porque es importante saber lo básico para luego poder exigir calidad en los materiales que mandamos. Contamos con laboratoristas con muy buena disposición, que siempre nos dan la chance de entrar y evacuar dudas.”

Volver